¿TE DESPIDIERON?

¿TE DESPIDIERON?

El DESPIDO DIRECTO, se produce cuando el empleador decide finalizar la relación laboral, y puede ser sin causa o con justa causa

El primero de ellos, también llamado “incausado”, lo decide el empleador arbitrariamente, sin una causa aparente. Ello acarrea el pago total indemnizatorio que marca la ley, teniendo como base de cálculo la mejor remuneración del último año trabajado. 

Por otro lado, en el despido con justa causa, el empleador extingue la relación laboral, en virtud del incumplimiento grave de alguna de las obligaciones del trabajador. En dicho caso, es el propio empleador quien deberá probar y demostrar que la causa del despido ha sido de tal magnitud, como para proceder a la extinción del vínculo laboral. De ser comprobable y suficiente la causal invocada como para que la relación de empleo se extinga, el empleador no estará obligado al pago indemnizatorio por los años trabajados, pero sí deberá abonar al trabajador lo que le corresponda por liquidación final. Ahora bien, si dicha causa no fuera cierta y comprobable, usted tiene el derecho y el deber de rechazar la misma a través de carta documento, para poder acceder al pago indemnizatorio por despido arbitrario.

El DESPIDO INDIRECTO procede cuando el trabajador, luego de un intercambio telegráfico, se coloca en situación de despido en virtud de los graves incumplimientos laborales por parte del empleador en su condición de tal. En dicho caso, el trabajador da por finalizada la relación laboral por culpa del empleador reclamando de este modo la indemnización por despido.

En cualquiera de los casos consultanos a fin de proceder al correcto cálculo de tu indemnización o reclamar por tus derechos vulnerados.

INICIAMOS TU RECLAMO SIN GASTOS NI ADELANTOS

Dejanos tu consulta.

Scroll al inicio